La otitis media aguda es un tipo de infección dolorosa que se da en el oído medio, justo detrás del tímpano. Es el tipo de Otitis más común en niños y adolescentes, pero eso no quiere decir que no esté presente en la edad adulta.

En este artículo os contamos cuáles son los síntomas, factores de riesgo, causas más probables y cuál es el tratamiento para la otitis. 

Otitis Media Aguda. Qué es:

La otitis media aguda es la acumulación de líquidos detrás del tímpano y la inflamación de algunas partes del oído medio. 

Cuando este líquido es recurrente y no hay infección o cuando está presente durante un tiempo prolongado, se denomina otitis crónica. Este tipo de otitis puede afectar de manera importante a la capacidad auditiva de niños y adultos.

La sucesión de infecciones y otitis pueden llevar tanto a adultos como niños a sufrir pérdida auditiva. En los niños es una de las enfermedades del oído más comunes.

Otitis Media Aguda. Síntomas:

En la mayoría de las ocasiones, la otitis la identificamos por una inflamación, sensación de taponamiento y un dolor pulsátil y muy fuerte de oído. Muchas personas presentan fiebre o se sienten cansadas cuando sufren otitis.


Las otitis pueden venir acompañadas por un zumbido o silbido en el oído que no proviene de ninguna fuente sonora externa. Estos zumbidos corresponden con los acúfenos o tinnitus. 


Además de estos síntomas, en algunas ocasiones pueden aparecer otros como: mareos, dolor de cabeza o una sensación de debilidad.


Desde Centros Auditivos OirT recomendamos que ante cualquier síntoma que pueda sufrir acuda a su médico para que le realice las pruebas necesarias y recomendarle un tratamiento adecuado. 

 

Otitis Media Aguda. Factores de riesgo y causas:

Los virus o bacterias son los causantes para que la otitis media aguda llegue a desarrollarse. Estos gérmenes pueden dar lugar a la acumulación de líquido detrás del tímpano. Este tipo de infecciones suelen venir dadas por otro tipo de afecciones como un resfriado, infecciones sinusales o por alergias.

Algunos de los factores de riesgo de la otitis media son:

  • Alimentación lactante. Los bebés lactantes a través del biberón tienden a desarrollar más infecciones que los bebés amamantados.
  • El humo del tabaco. Puede aumentar el riesgo de desarrollar infecciones de oído.
  • La edad. Los niños entre 6 meses y dos años son más susceptibles a desarrollar una otitis debido al tamaño de las trompas de Eustaquio. 
  • Cuidado infantil grupal. Guarderías o centros de cuidado.
  • Climas fríos.
  • Cambios de clima o altitud.
  • Complicaciones de las infecciones de oído

Las otitis pueden desaparecer por sí solas o gracias a la ayuda de los antibióticos. En caso de no hacer un seguimiento puede haber complicaciones y desarrollar otro tipo de afecciones relacionadas directamente con la otitis.

Por lo general, la pérdida de audición sufrida por una otitis desaparece con la infección, aunque puede haber casos en los que la sordera o hipoacusia sea permanente como consecuencia de sufrir continuas otitis. 

El habla y el desarrollo de los niños puede verse afectado en caso de haber una pérdida de audición no tratada. Es importante comprobar que la audición de los más pequeños no ha sufrido ningún cambio tras una otitis media. Hablan nuestros compañeros de Audifonos.es en su web sobre los niños prelocutivos y postlocutivos.

En raras ocasiones las infecciones no tratadas, o que no responden a los tratamientos pautados, pueden llegar a propagarse por los tejidos del cráneo, del cerebro o de las membranas que lo rodean. La diseminación desde el oído a estos tejidos podría derivar en infecciones en el hueso mastoideo (Mastoiditis) o infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (Meningitis).

 

Otitis Media Aguda. Tratamiento:

Algunas infecciones de oído pueden curarse sin necesidad de ningún tratamiento. Lo más indicado es acudir al médico de atención primaria y él será quien realice todas las pruebas necesarias para identificar y atajar el problema.

Remedios

Estas ocasiones que las infecciones de curan por sí solas, sin la necesidad de antibióticos, podemos aliviar el dolor que produce con varios remedios:

  • Utilizar una compresa previamente empapada en agua tibia y apliquela en el oído.
  • Puede utilizar gotas óticas en venta en farmacias.
  • Tomar Paracetamol para aliviar el dolor.
  • Los niños menores de 6 meses deberán verlos, de manera obligatoria, un médico para evitar cualquier complicación. Los mayores de esta edad podrán ser vigilados desde casa siempre que no presenten fiebre o dolor.

Tratamiento médico

Es habitual que los médicos prescriban antibióticos si lo consideran necesario.  Aunque muchos médicos no recetan antibióticos para cada otitis. Solo en los menores de 6 meses con infección de oído podrán ser tratados con antibióticos.

Es importante seguir las indicaciones del médico de atención primaria en caso de que le haya recetado antibióticos. Algunas pautas que suelen dar son tomarse el medicamento todos los días hasta la fecha que le haya indicado. No suspender el tratamiento en caso de mejora de los síntomas.

En la mayoría de las ocasiones, una otitis media aguda o infección de oído es un problema menor que puede mejorar por sí solo. 

 

Conclusión

En Centros Auditivos OirT insistimos en la importancia de no pasar por alto los síntomas descritos anteriormente, pues existe riesgo de perforación de tímpano si la presión ejercida por el líquido almacenado es muy alta.

La otitis media es muy común entre niños pequeños. Lo tratamos como un problema muy serio porque su infección puede extenderse a toda la cabeza e incluso provocar algo de sordera. Esto sucede cuando la patología se convierte en crónica debido a que el proceso infeccioso ha llegado a perforar el tímpano. El hecho de que suele haber un constipado previo hace que las trompas de Eustaquio ya estén algo cerradas, perjudicando esto a la poca ventilación del oído medio.

La otitis serosa, también en el oído medio y habitual en bebés y niños muy pequeños, incluye líquido no purulento mucoso y/o seroso dentro de la caja del tímpano, debido a la presión ejercida en esta. La mayoría de las veces cursa sin síntomas y se descubre en las revisiones infantiles, aunque el niño puede empezar notando un ligero ruido al tragar.

La otitis externa o del nadador, caracterizada por la irritación en la piel del oído externo que provoca la humedad o un gesto brusco. El canal auditivo se enrojece y es común el picor dentro del oído, inflamación, dolor y salida de pus al presionar la oreja. Recibe este nombre ya que suele aparecer al quedarse restos de agua en el oído, típico en personas asiduas a la piscina y la práctica de natación.

Desde cualquiera de nuestros centros auditivos, el equipo de audioprotesistas advierte que la otitis, al ser una inflamación, es importante que se acuda al médico otorrino lo antes posible para un diagnóstico precoz que posibilite su tratamiento con antiinflamatorios y analgésicos para mitigar el dolor. En otitis medias agudas pueden utilizarse antibiótico y corticoides en periodos muy cortos de tiempo. En casos extremos en los que el paciente presenta fiebre alta y/o llega a producirse un abombamiento del tímpano, se lleva a cabo la técnica de la paracentesis timpánica, mediante la cual se extrae el líquido del interior del oído.

Como puedes comprobar, aunque se relacione con bajas temperaturas, la otitis no tiene fecha en el calendario. Un enfriamiento puede desembocar en esta inflamación del oído, pero también puede influir el convivir con un fumador o frecuentar la piscina (recomendamos el uso de tapones para el baño). Desde OirT te animamos a realizar tus revisiones periódicas para comprobar tu salud auditiva y descartar cualquier tipo de problema que amenace tu calidad de vida. Ponte en contacto, ¡nosotros te llamamos!


 

Otitis Media Aguda: síntomas, causas y tratamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *