Por qué escucho mal si acabo de adaptar los audífonos

Por qué escucho mal si acabo de adaptar los audífonos

Acudes a un centro auditivo con la idea de recuperar la audición, eliges el audífono que tu oído necesita y finalmente el audiólogo procede a adaptar los audífonos. Pero sales y te topas con la realidad, a la primera semana no escuchas como “deberías”. Notas un ruido en el oído constante de fondo, sonidos semejantes a un silbido, pitidos, zumbidos, interferencias o voces demasiado fuertes.

Estos síntomas pueden ser señal de una mala adaptación de los audífonos, pero también de falta de costumbre de tu aparato auditivo a ese nuevo dispositivo. Es decir, después de una evaluación auditiva y se adapta un audífono por primera vez, es normal que te hagas la pregunta…por qué escucho mal si acabo de adaptar los audífonos… no obstante no debes preocuparte, a continuación te explicamos todo.

Pitidos y presión en el oído a causa de la ansiedad

Pitidos y presión en el oído a causa de la ansiedad

Algunos de los efectos que provoca la ansiedad o estrés en el oído son aquellos que se describen como presión en los oídos, zumbidos, pitidos o la sensación de tener el corazón en el oído. 

Síntomas molestos que acentúan aún más la sensación de nerviosismo, intranquilidad y peligro que se genera en el cuerpo ante un ataque de ansiedad, pero ¿Pitidos y presión en el oído a causa de la ansiedad?

Hiperacusia: principal motivo de rechazo de los audífonos

Hiperacusia: principal motivo de rechazo de los audífonos

La hiperacusia o algiacusia puede influir en el rechazo de los audífonos. Y puede definirse como una intolerancia, más o menos grande, a los sonidos que nos rodean. Por eso, cuando existe esta patología, muchos de los sonidos del día a día como el tráfico, la música, el llanto de un bebé, una fiesta, y hasta las voces de otras personas en algunos casos (los más exagerados), pueden resultar molestos e incluso dolorosos.