Nuestros oídos están preparados para evitar que el agua entre de forma natural en el canal auditivo. 

Aunque parezca sorprendente, la cera que se produce en el oído actúa como barrera ante el agua. Aun así, puede llegar un momento en el que el agua supere esta barrera y consiga entrar en el canal auditivo provocando tapones o infecciones dolorosas que estropeen el verano. 

Como estamos en una época donde los planes más apetecibles para los niños giran en torno a la piscina, las playas, las pistolas de agua o los parques acuáticos, te dejamos unos trucos para evitar entre el agua en los oídos de los niños.   

trucos-evitar-agua-entre-oidos-ninos-verano

3 Trucos para prevenir que el agua entre en los oídos de los niños en verano

Los niños son más propensos a padecer otitis o infecciones en el oído que los adultos. Su manera de divertirse y su morfología interna del canal auditivo son los factores que influyen en la propensión. 

Para evitar que los oídos de los pequeños sufran una infección y puedan seguir disfrutando del verano entre chapuzones, recomendamos que sigas estos 3 sencillos y prácticos trucos. 

  1. Seca bien sus oídos tras salir del agua

    Secarse bien los oídos tras un chapuzón es fundamental para evitar posibles infecciones. Como regla general, usar una toalla al salir del agua bastaría para secar sus oídos.

    Si el pequeño nota que el agua ya ha entrado a su oído y se resiste a salir, hay que iniciar prácticas para expulsarla sin dañar el canal auditivo, como nos indican desde el Blog de Audifono.es 

    Inclinar la cabeza y hacer pequeños rebotes hacia el lado del oído donde nota el agua. Abrir y cerrar la boca repetidamente. Realizar una pequeña presión con el dedo en la zona externa del oído o masticar chicle. Estas son las claves para lograr expulsar ese molesto líquido. 

    Además, si tienes la posibilidad de usar un secador de pelo, poniéndolo a temperatura ambiente y guardando una distancia de más de 30 cm, también se le podrán secar los oídos sin riesgo ninguno. 

  2. Usa tapones para el agua adaptados al niño

    Los tapones para los oídos permiten a los pequeños disfrutar de la natación y de cualquier actividad en el agua sin preocupación. 

    Estos tapones de baño están creados para proteger el canal auditivo ante la entrada de agua. Por lo que se convierten en la mejor opción de prevención. Entre los múltiples beneficios que aportan.

    Destacan: evitar que agentes como el cloro o productos químicos de las piscinas entren en contacto con el canal auditivo. Reducir el cambio de presiones al sumergirse en el agua o conseguir que el niño disfrute sin preocupación.

    Aunque sin duda, el principal y primer beneficio de los tapones de oído es evitar que el agua entre al conducto auditivo.  

    trucos-evitar-agua-entre-oidos-ninos-verano

    Los tapones de agua se hacen a medida, en función de la fisionomía del niño.De este modo se consigue sellar de manera completa el perímetro de su concha auditiva.

    Para mejorar el aislamiento de la humedad o el agua en el oído, puedes recurrir de forma complementaria a las bandas de neopreno o gorros de baño. 

    ¿Cómo se hacen los tapones de baño adaptados a niños?

    Es un proceso rápido e indoloro que se puede llevar a cabo en cualquiera de los centros auditivos OirT en toda Andalucía

    Todo comienza por una revisión o examinación del oído para ver su estado y conocer la medida exacta desde la zona de la oreja hasta el tímpano. Seguidamente se le introducirá una pequeña esponja con un fino cordón que hará de tope y de ayuda para la extracción del molde. 

    Para realizar el molde se necesita una pasta especial que se colocará y adaptará a la zona externa del oído del pequeño rellenando el conducto. Tras pasar unos minutos, dejar que seque y extraer la mezcla, ya está el molde poder enviarlo a fabrica y tener el tapón para el niño a medida.

3. Evita que sumerja la cabeza hasta tocar el suelo de la piscina

El oído es un órgano delicado que se ve bastante afectado cuando se le expone a zambullidos o inmersión bajo el agua como las que acostumbran a hacer los niños.

Cuando se sumerge la cabeza se genera una descompensación de la presión a la que acostumbran a estar los oídos. La presión aumenta, afectando al tímpano y pudiendo derivar en barotraumatismo

Por la forma en la que se bañan los pequeños en el agua, como se tiran a la piscina o como se sumergen, es más fácil que se genere esa descompensación de la presión. Aunque los pequeños no alcancen grandes profundidades, cada 10 metros de profundidad se incrementa una atmósfera de presión la cual debe compensar el canal auditivo. 

De este modo lo recomendable es deshacer ver a los más pequeños como pueden ver bajo el agua siempre y cuando se sumerjan de manera lenta y evitan las típicas bombas. 

Disfrutar de un baño en la piscina o en la playa es una de las cosas que más gustan a los niños. Para que esa felicidad dure todo el verano es aconsejable que se sigan los trucos para evitar entre el agua en los oídos de los niños mencionados en el artículo. 

Conclusión:

Recuerda cuidar de los oídos de los pequeños, es cuidar de su salud auditiva futura. 

No obstante, es muy importante realizar un diagnóstico si sienten alguna molestia o simplemente piensas que necesitan  una revisión audiológica gratuita. En cualquiera de nuestros centros auditivos de Málaga, Córdoba, Jaén, Huelva, Rute, Marbella, Granada y Sevilla.

Visítanos,  obtendrás la mayor fiabilidad y garantía en la atención de un equipo profesional y especializado para el diagnóstico, la elección del audífono, revisiones periódicas y las medidas de protección auditiva que necesites.

Escríbenos, recibe una atención personalizada y un excelente trato profesional, cercano e individualizado.


Autor: Centros auditivos Oirt

 

Trucos para evitar que el agua entre en los oídos de los niños en verano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *