Los teléfonos para personas con deficiencias auditivas incorporan amplificación de sonido adicional en el auricular y en el altavoz; otros incorporan la bobina y por último está la tercera modalidad que es la de teléfonos de texto, que utilizan la vía telefónica para enviar mensajes escritos mediante un display.

La posición T en los audífonos conecta la bobina de Inducción como transductor de entrada; algunos modelos de teléfonos tienen también un emisor que actúa sobre la bobina, por lo que su utilización tiene como principal beneficio el hecho de que el usuario solo recibe la señal del teléfono aislado del ruido del entorno, con una gran mejora de su relación señal-ruido.

Existe también un Centro de Intermediación Telefónica para personas con discapacidad auditiva y/o de fonación; en la actualidad esta gestionado por el IMSERSO y sirve para facilitar la comunicación telefónica entre las personas oyentes que utilizan teléfonos convencionales y personas con discapacidad auditiva y/o del habla, que son usuarias de teléfonos de texto, teléfonos móviles, fax o videoconferencia. El funcionamiento de este servicio funciona de manera ininterrumpida durante todo el año, es sencillo de utilizar, la persona interesada en establecer una comunicación marca el número del Centro desde su terminal, un intérprete u operador del Centro recibe la llamada, informa al usuario que ha contactado con el servicio, recoge el mensaje que quiere enviar y lo hace llegar al destinatario.