La audiometría lúdica es una prueba subjectiva que permite, con la colaboración del niño para explorar su audición.

Para este tipo de audiometría se necesita la participación activa del niño, ya que éste realiza una tarea lúdica cuando se le presenta el estímulo acústico. El objetivo es encontrar su umbral auditivo en las diferentes frecuencias exploradas.

Se condiciona al niño para que realize una acción cuando oiga un estímulo sonoro enviado por auriculares, vibrador óseo o campo libre en el caso en que el niño no acepte los anteriores.

La técnica de condicionamiento es el mismo que en la audiometría VRA.