Cuando queremos evaluar la audición de bebes nos damos cuenta que no podemos hacerlo con la audiometría tonal ya que ellos no pueden comprender ni seguir instrucciones. Entonces tenemos que realizar observaciones de su conducta auditiva y la forma como responden a los sonidos ambientales, pero aplicando conocimientos avanzados acerca del sonido y de las ondas acústicas. Utilizamos los tradicionales juguetes sonoros como pequeños instrumentos musicales: maracas, sonajeros, y muñecos con sonido.

Es muy importante detectar la sordera en la edad más temprana posible para proceder a la adaptación protésica que le ha de permitir una estimulación auditiva que complete la toma de conciencia del mundo en su totalidad sensorial, primordial en esta edad.