El sistema de aro magnético consta de un amplificador con entrada de micrófono o de entrada directa procedente de una fuente fija de sonido como puede ser la salida de unos auriculares de un equipo de música. La señal amplificada no es enviada a través de los altavoces, sino a un cable eléctrico cerrado que se sitúa rodeando completamente la habitación en la que se va a utilizar el sistema. La corriente eléctrica al pasar por este cable genera un campo electromagnético, que va a ser captado por la bobina de inducción de los audífonos que se encuentran en su área de influencia. La disposición del bucle puede ser fija o portátil; la utilización del mismo depende de las necesidades del usuario; este puede requerir su utilización para captar el sonido de la T.V, radio, micrófonos y timbres de llamadas entre otros, por tanto, la instalación debe realizarse mediante la extensión de un cable por el recinto.

Cuando es para un bucle para la habitación o de hogar y la conexión además ha de realizarse mediante cableado a la corriente eléctrica; el sonido se va a transmitir directamente al audífono sin interferencias del ruido ambiental, a través, de un bucle magnético; si se selecciona la posición T en el conmutador las señales del equipo de música o MT se percibirá además el resto de sonidos de la habitación.