Si en los adultos, las pruebas a realizar deben ser exhaustivas, en los niños, si cabe, deben serlo todavía más, ya que en estas edades no podemos contar con su colaboración. A pesar de ello, hoy en día existen medios para poder medir la audición a cualquier edad incluso desde el primer día de vida con técnicas objetivas y de observación

Pruebas Objetivas:

Se realizan sin ninguna colaboración por parte del niño y suelen hacerse cuando el niño o bebé está tranquilo dormido y son totalmente indoloras y no invasivas

O.E.A. (otoemisiones acústicas)

PEATC (Potenciales evocados auditivos de tronco cerebral)

PEAee (Potenciales evocados auditivos de estado estable)

Pruebas de observación y colaboración.

Dependiendo de la edad del niño y su grado de madurez, se realizan mediante observación de la conducta del niño y/o con su colaboración más o menos activa:

A.O.C. ( Audiometría por observación de la conducta): Para edades de entre 0-6 meses.

A.R.V./R.O.C. (Audiometría por refuerzo visual / Respuesta por orientación condicionada): para edades de entre 6 meses a 2 años-2.5 años.

Audiometría lúdica ( audiómetría mediante el juego): Para niños a partir de los 2-2.5 años.

Audiometría verbal y audiometría verbal en ruido.