La audiometría verbal, también conocida como vocal o logoaudiometría tiene como objetivo determinar la capacidad de comprensión de la palabra, es decir la capacidad para percibir el lenguaje hablado. Es una prueba muy útil que nos ofrece una orientación del potencial auditivo y complementa la información de la audiometría tonal.

Existen dos tipos de audiometría verbal: la audiometría verbal en silencio y la audiometría verbal en presencia de ruido. Esta última ofrece unas indicaciones mucho más parecidas a como el paciente escucha en el “mundo real” y son más útiles a la hora de determinar la necesidad de tecnologías que combaten el ruido.