Hablamos de Hipoacusia ( hipo: menos, acusia: audición ) o sordera, cuando está afectada alguna o varias partes del sistema auditivo.

La hipoacusia puede ser temporal o definitiva, en función de la o las partes y la gravedad del sistema auditivo afectado.

En España, según estudios realizados por la CODEPEH ( Comisión Para la Detección precoz de la Hipoacusia) cada año, nacen unos 2.500 niños con hipoacusia, de los cuales unos 500 serán pérdidas profundas bilaterales (un 1 por mil de los recién nacidos ). Un 5 por mil de los niños de nuestro país tendrán algún tipo de pérdida auditiva de diferente tipo y grado.

A continuación, veremos diferentes divisiones de la pérdida auditiva.

En la siguiente tabla veremos la división de la pérdida auditiva según su localización.

Si la parte afectada es el oído externo o medio, hablamos de una hipoacusia de tipo transmisivo. Este tipo de pérdida, puede llegar a ser tratada por el Otorrionolaringologo (ORL) y puede llegar a tener solución vía medicamentos o cirugía y restablecer parcialmente o por completo la normal audición del niño/a. Ejemplos claros de este tipo de pérdida son las provocadas por un tapón de cerumen, perforación timpánica, otitis serosa, malformación o rotura de la cadena de huesos,..

Este tipo de hipoacusias provoca una pérdida de audición entre leve y moderada. En ningún caso hallaremos en este tipo de pérdidas una hipoacusia profunda.

Cuando la parte afectada es el oído interno, hablamos ya de una hipoacusia de tipo perceptivo o neurosensorial. Este tipo de hipoacusias puede conllevar cualquier tipo de grado de pérdida auditiva, desde leve a severa o profunda. Su curación es casi descartable mediante medicación y puede estar presente desde el nacimiento ( presente en al menos 1 de cada 1000 nacimientos).

Las causas más frecuentes de este tipo de pérdidas las encontramos en la genética, en infecciones durante el embarazo o el parto y/o las provocadas por algún agente contaminante ( medicamento, enfermedad como la rubeola, citomegalovirus, toxoplasmosis, ruido, entre otros. )

Cuando la lesión está presente tanto en el oído externo o medio y en el oído interno hablamos de una hipaocusia mixta.

TIPO DE HIPOACUSIA ESTRUCTURA POSIBLE CAUSA EFECTO DE LA SORDERA ACCION TERAPEUTICA
TRANSMISIVA Oído Externo [O.E.] y/o
OídoMedio [O.M.]
Otitis externa y media
Perforación timpánica
Disfunción tubárica
Tapón de cerumen
Otosclerosis
Rotura de la cadena de huesos
Malformación congénita
Dolor de oído
Sensación de oído entaponado
Reducción de la intensidad
transmitida
al oído interno lo que provoca
falta de
audición generalmente reversible
Tratamiento médico
En algunos casos
tratamiento quirúrgico
En algunos casos en los que
se ha producido la pérdida
auditiva en laetapa
de aprendizaje del
lenguaje es necesaria la
intervenciónlogopédica
NEUROSENSORIAL
O
PERCEPTIVA
Oído Interno [O.I.] Factores genéticos
Factores víricos
Problemas durante el
parto como la falta de oxígeno
Enfermedades como la
meningitis y otras
Pérdida de intensidad de sonido,
generalmente
Suele venir acompañado
de falta de comprensión
de las palabras
Identificación precoz
Adaptación de audífonos
en un inicio
y en algunos casos a
posterioriimplante coclear
Rehabilitación logopédica
MIXTA Oído eterno, medio y
oído interno
Unión de causas anteriores Suelen unirse causas de las
pérdidastransmisivas y perceptivas
Según la localización y
gravedad de la lesión

 
 

tipos de hipoacusia

Otro tipo de clasificación de la pérdida auditiva es según el momento de aparición de ésta. Así pues, hablamos de:

– Hipoacusia Pre-locutiva: Es la que aparece antes de la adquisición del lenguaje (hipoacusias congénitas. existentes desde el nacimiento), ocasionadas por problemas durante el parto en los primeros meses de vida. Es el tipo de pérdida más frecuente. Según la CODEPEH, aproximadamente un 80% de los casos de pérdida auditiva infantil.

– Hipoacusia Peri-locutiva:Es la que sobreviene durante la etapa de adquisición del lenguaje. Durante los primeros años de vida.

– Hipoacusia Post-locutiva: Es la que ocurre una vez se ha completado el proceso de adquisición del lenguaje.